Estudio concluye que los edulcorantes bajos en calorías o sin calorías podrían ser útiles para la salud

Estudio concluye que los edulcorantes bajos en calorías o sin calorías podrían ser útiles para la salud

En los últimos tiempos ha habido mucha controversia en relación a la utilidad de los edulcorantes bajos o sin calorías. El aumento de la diabetes y obesidad ha provocado el incremento gradual en el consumo de esta alternativa al azúcar, pero de vez en cuando se han planteado dudas sobre su eficacia y seguridad.

Ahora, una revisión de la literatura existente concluye que los edulcorantes bajos en calorías o sin calorías pueden desempeñar un papel útil y valioso para conseguir la reducción de azúcares y calorías, siempre que se utilicen en lugar de azúcar, y en el contexto de llevar una alimentación y un estilo de vida saludables.

Esta es la principal conclusión del trabajo publicado en la revista ‘Nutrition Research Reviews’ en el que los investigadores de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) aclaran que el beneficio de usar este tipo de edulcorantes dependerá de la cantidad de azúcares sustituidos en la dieta, así como de la calidad general de la alimentación y evitan hablar de remedio milagroso.

Uno de los aspectos fundamentales del nuevo trabajo también ha sido el que hace referencia a la seguridad de los mismos y los expertos coinciden. “Todos ellos han pasado por un amplio proceso de evaluación de seguridad por parte de autoridades de seguridad alimentaria de todo el mundo antes de que se apruebe su uso en el mercado”, explica la doctora Margaret Ashwell, principal autora de la investigación.

Los edulcorantes bajos en o sin calorías que están en la actualidad autorizados en la Unión Europea para su incorporación en alimentos y bebidas son: acesulfamo K, advantame, aspartamo, ciclamatos, neohesperidina DC, neotamo, sacarinas, sal de aspartamo y acesulfamo, glucósidos de esteviol, sucralosa y taumatina, que se pueden incorporar a multitud de productos del sector de la alimentación y las bebidas, incluidos los postres helados, batidos, bebidas vegetales, néctares y bebidas a base de zumo, yogures, refrescos, galletas, chicles y golosinas.

“El consenso de los expertos es que el considerable conjunto de pruebas en torno a la seguridad y el papel de los edulcorantes bajos en calorías para ayudar a las personas a reducir su ingesta de azúcares y calorías, una importante prioridad de salud pública, debería comunicarse de forma consistente”, concluye doctora Margaret Ashwell.

Consenso previo

En julio de 2018, la revista ‘Nutrientes’ publicaba un documento que mostraba el consenso consenso sobre la maestría de más de 60 expertos internacionales y 43 organizaciones y fundaciones internacionales de alimentación, nutrición, dietética, y medicina, así como universidades y centros de investigación.

En aquella ocasión, se afirmaba que los edulcorantes bajos en calorías, o sin ellas, utilizados para dotar a los alimentos de un sabor dulce en sustitución de azúcar, habían demostrado ser beneficiosos para pacientes con diabetes, en dietas o programas de control de peso, y en cuidado la higiene bucodental.

Ver estudio acá

Fuente: Revista Nutrients/Enero 2020