Nutrición personalizada: una nueva tendencia en la alimentación

Nutrición personalizada: una nueva tendencia en la alimentación

“Cada uno de nosotros posee una combinación única de genes que nos diferencia de los demás en todo ámbito, incluyendo en el cómo actúan los nutrientes que ingerimos”, explica Ignacio Morales biotecnólogo de MyGen.

En esta época del año comienza el interés por estar en forma para el verano. Pero no todo lo que está disponible en el mercado funciona de manera transversal en todos los consumidores. “Esto se debe, en gran medida, a nuestra genética”, comenta Ignacio Morales, biotecnólogo de MyGen, quienes desarrollaron un innovador sistema que une genética y nutrición para que sus usuarios puedan alcanzar sus objetivos asociados al bienestar. “Cada uno de nosotros posee una combinación única de genes que nos diferencia de los demás en todo ámbito, incluyendo en el cómo actúan los nutrientes que ingerimos”, explica el profesional.

Además, el tener en mente nuestros hábitos alimenticios y estilo de vida es fundamental, ya que es posible potenciar o compensar los efectos de la genética. “Algunas personas, por ejemplo, tienen problemas para quemar calorías en reposo debido a un cambio en la secuencia de ADN del gen UCP1, que está directamente relacionado con capacidad de metabolizar grasas para producir calor.
Este componente genético, sumado a un estilo de vida sedentario y a una alimentación alta en grasas saturadas, son enemigos del peso saludable. Lo bueno es que es posible compensar los efectos de la genética, mediante el consumo de fórmulas nutricionales diseñadas de manera personalizada”, comenta Morales.

“Partimos por realizar un test genético, para detectar qué versión de los distintos genes asociados a un objetivo, como controlar el peso o prevenir la celulitis, están presentes en cada usuario. Luego, con los resultados, creamos fórmulas nutricionales personalizadas, que ayudarán a conseguir los objetivos deseados”, explica Morales.

“La clave para alcanzar nuestros objetivos está en lograr la adaptación”, afirma Morales. “En nuestro ADN, esa adaptación se llama epigenética. Esto es posible debido a que las células tienen la capacidad de ‘apagar o encender’ genes en respuesta al ambiente que las rodea, el que incluye lo que ingerimos por medio de la dieta. Con el plan nutricional adecuado a las necesidades de cada persona, se puede lograr la adaptación y favorecer la obtención de los resultados deseados”.

 

Fuente: El Mostrador

12 de agosto 2019