Chile: Se triplica el número de chilenos que se esfuerzan por llevar una dieta y hábitos saludables

Chile: Se triplica el número de chilenos que se esfuerzan por llevar una dieta y hábitos saludables

El número de personas que se muestran muy motivadas por modificar sus hábitos se ha triplicado en los últimos seis años. Pero también se duplicó la cifra de “resignados”: aquellos que tienen poco interés por generar cambios.

“Esforzados”. Esa es la palabra que define a un tercio de los chilenos respecto a sus hábitos saludables: es decir, pese a que una gran proporción de compatriotas percibe fuertes barreras para llevar una vida sana, predomina en ellos la intención por mejorar.

Un perfil que se ha triplicado en los últimos seis años y que supone una señal positiva, según los resultados del estudio “Chile Saludable”, que se da a conocer hoy. Se trata de un trabajo que desde 2012 realizan anualmente Fundación Chile y GfK Adimark, y que en esta versión cuenta con datos de 4.800 encuestados.

El estudio realiza una caracterización de los chilenos bajo cinco perfiles de conductas (ver infografía).

Así, al fuerte crecimiento de los “esforzados” (pasaron de 10% a 31% entre 2012 y 2018), les siguen los “resignados”, cuyo número se duplicó en igual período (de 12% a 23%), y que agrupa a quienes muestran poca motivación por cambiar sus malos hábitos.

Luego están los “indecisos” (pasaron de 19% a 21%), que son quienes pueden transitar entre diferentes conductas sin un patrón determinado; y los “motivados” (que bajaron de 27% a 16%). Estos muestran un gran interés por llevar una vida saludable, pero con menos barreras para lograrla (como contar con más tiempo libre para hacer ejercicio) que los “esforzados”.

Por último están los “culposos”. Si en 2012 eran el grupo predominante (32%), hoy es el más escaso (9%). Ellos reconocen tener malos hábitos, pero hacen poco por cambiarlos.

“Nuestra sociedad se está haciendo más consciente del tema; con más educación y mejor manejo de conceptos de salud; lo que permite tomar mejores decisiones o estar más informado”, comenta Olaya Cambiaso, directora de Desarrollo y Negocios del área de Alimentos y Acuicultura de Fundación Chile, y encargada del estudio.

Lo anterior, según Cambiaso, está determinado en gran medida por las políticas y medidas adoptadas en los últimos años -como la Ley de Etiquetado-, así como por las tendencias de mercado y la difusión de estos temas en los medios e internet.

Contradicciones

El estudio también deja de manifiesto algunas contradicciones entre el discurso y la realidad. Por ejemplo, el 61% de los chilenos considera que llevan una vida saludable, lo que se contrasta con los altos niveles de sobrepeso (39,8%), obesidad (31,2%) y sedentarismo (86,7%), que arrojó la última Encuesta Nacional de Salud.

En términos de hábitos saludables, el estudio muestra que el 11% de los chilenos está haciendo dieta, solo el 42% practica regularmente algún deporte o actividad física y que el 51% consume comida rápida (entre los “resignados” la cifra llega al 66%).

Otro aspecto que llama la atención es que los dos perfiles que más aumentaron -“esforzados” y “resignados”- son los que tienen mayores barreras al momento de alcanzar una vida saludable. El estrés, la insatisfacción con la apariencia física, el uso de pantallas y el sedentarismo son parte de los culpables. De hecho, se evidencia un aumento del estrés (33% a 39%) y una disminución de la felicidad (69% a 63%) en todos los encuestados.

“Esto tiene muchas causas; una de las más importantes es cómo me siento en función de mi calidad de vida -dice Cambiaso-. Y la alimentación es un elemento y predictor importante de felicidad o estrés”.

 

Fuente: El Mercurio

Diciembre 2018