Nueva York vive tiras y aflojas por regulación que obligaría a restaurantes y cadenas de comidas a colocar etiquetas en sus menús para ver calorías de sus alimentos.

Nueva York vive tiras y aflojas por regulación que obligaría a restaurantes y cadenas de comidas a colocar etiquetas en sus menús para ver calorías de sus alimentos.

Las autoridades de Salud de la Ciudad de Nueva York defendieron este miércoles ante la Corte del Distrito Sur, en Manhattan, sus argumentos en contra de una demanda presentada por el Gobierno Federal, que busca detener una regulación que obligaría a restaurantes y cadenas de comida rápida a colocar etiquetas en sus menús sobre la cantidad de calorías que contienen sus alimentos.

En julio, la Administración de Drogas y Alimentos de EEUU (FDA), demandó a la Ciudad para detener su esfuerzo de exigirle a restaurantes y supermercados que informen a sus clientes sobre las calorías que contienen sus productos.

La regla, que estaba pautada para entrar en vigencia el próximo lunes, fue adoptada por el Departamento de Salud e Higiene Mental de Nueva York  (DOHMH) en 2015 y la misma requeriría que cadenas de tiendas como 7-Eleven y Whole Foods publiquen la cantidad exacta de calorías en sus menús.

Sin embargo, la FDA argumenta que está en un proceso de establecer un estándar nacional uniforme que sería adoptado en 2018. En su demanda, la agencia federal indica que cree que los gobiernos locales como el de Nueva York deben ser detenidos para que no adopten cualquier regla que entre en conflicto con las regulaciones federales, las mismas que forman parte de la Ley de Cuidado de Salud Asequible (Obamacare).

“La FDA tiene la intención de utilizar la autoridad que le ha dado el Congreso para elaborar normas nacionales uniformes para el etiquetado de los alimentos”, dijo la portavoz de la agencia Jennifer Corbett Dooren.

Esto fue refutado por la comisionada del DOHMH, la doctora Mary T. Bassett, quien dijo a través de un comunicado que “Estamos decepcionados de que la FDA haya presentado una Declaración de Interés que se opone a la aplicación por parte de la Ciudad de sus requisitos de etiquetado de calorías. Aunque los restaurantes de cadena en la ciudad de Nueva York han estado proporcionando esta información por casi 10 años, y los requisitos federales de divulgación han estado en vigor desde 2010, la FDA ha tomado la posición de que las cadenas pueden dejar de proporcionar a los clientes información nutricional crítica”.

Bassett, quien estuvo presente en la Corte del Distrito Sur, en donde un juez escucharía los argumentos de ambas partes este miércoles,  se refirió a la importancia de dichas etiquetas para la salud de los neoyorquinos.

“La mala nutrición está provocando una epidemia de enfermedades crónicas, y esta información básica debe ser accesible y transparente para todos. Estamos seguros de que el tribunal apoyará esta política de sentido común. Los neoyorquinos no deberían esperar a ver si la FDA decide aplicar el etiquetado de los menús a nivel nacional”.

En 2015, la ciudad de Nueva York actualizó las antiguas reglas de su Código de Salud que requiere que los restaurantes en cadena publiquen información sobre calorías para alimentos en sus menús, pero retrasó la aplicación en previsión de una norma federal idéntica que haría disponible información sobre calorías en cadenas de restaurantes y minoristas en todo el país. Sin embargo, a principios de mayo, la FDA anunció que retrasaría la aplicación de estas reglas durante un año, y la Ciudad decidió no esperar y aplicar sus normas actualizadas de etiquetado de calorías como estaba previsto.

El 18 de mayo, el alcalde Bill de Blasio anunció que todas  las cadenas minoristas de comida en la Ciudad de Nueva York que ofrezcan alimentos preparados, o “comidas tipo restaurante”, deberán contabilizar las calorías en las tablas de sus menús. Además, se requerirá que los restaurantes de cadena y los minoristas tengan información nutricional completa -no sólo sobre las calorías- para alimentos regulares en menú disponible en el local, y tendrán que publicar una declaración sobre la ingesta calórica diaria recomendada para los adultos que es 2,000 calorías.

La regla es un requerimiento para todos los restaurantes de cadena con 15 establecimientos a nivel nacional, y afectan a aproximadamente 3,000 restaurantes y cerca de 1,500 cadenas minoristas de alimentos.

El 22 de mayo, el DOHMH y el Departamento de Asuntos del Consumidor comenzaron a aplicar las normas actualizadas de etiquetado de calorías educando a las empresas durante las inspecciones regulares.  Y se esperaba que ya para el 21 de agosto, ambas agencias comenzarán a emitir avisos de infracción sujetos a multas que van desde $200 a $600 por no seguir la regla actualizada.

Entre los grupos empresariales que se han unido en contra de la regulación de la ciudad destacan el Food Marketing Institute, el National Association of Convenience Stores (NACS) y el Restaurant Law Center.

Esta no es la primera vez que la Ciudad se han visto envuelta en batallas legales debido a regulaciones que ha tratado de imponer con el fin de hacer que los neoyorquinos tengan una mejor nutrición y de esta manera combatan las altas tasas de obesidad y de enfermedades crónicas como hipertensión, diabetes y problemas cardiovasculares.

El caso más reciente y sonado fue la pelea en las cortes contra la Asociación Nacional de Restaurantes que se oponía a la colocación de etiquetas con un icono en forma de salero para reducir el consumo de sodio.

Fuente: https://eldiariony.com

Miércoles 16 de agosto de 2017.